FENAVIT: piden más ferias para promoción de uva, vinos y singanis regionales

nota27850_imagen0_x5Por Correo del Sur.
Promocionar la producción de uva, vinos y singanis cada tres años “no es suficiente”. A esa conclusión llegó la organización de la Feria Nacional Vitivinícola (FENAVIT) y, por ello, planteó la realización de dos ferias regionales en Villa Abecia y Las Carreras, y una nacional en su sede tradicional, Camargo.

 

“No podemos empezar primero y quedarnos últis”, manifestó el presidente de la FANAVIT, Renato Mendoza, en alusión al liderazgo que tiene Tarija en el rubro, no obstante haber comenzado con la producción de los vinos y singanis después del Cañón Colorado de Cinti.

La senadora Nélida Sifuentes comentó que en un determinado momento promovió el cambio de la Ley Nº 302 del 16 de enero de 1964, que además de señalar a Camargo como sede oficial de la FENAVIT, dispone que este acontecimiento de carácter nacional se realice cada tres años.

Sin embargo, manifestó Sifuentes, se corría el riesgo de que al abrir la mencionada ley, Camargo pierda la exclusividad de la sede y la comparta con otras regiones. Por ello, la iniciativa quedó abortada y se optó porque la norma permanezca como está.

Con la norma clara, que dispone un aporte económico del Gobierno central para cada tres años, la alternativa es organizar ferias regionales anuales durante dos años continuos con respaldo financiero de las municipalidades y de la Gobernación.

En esa línea, Mendoza sugirió que la sede de las ferias regionales sean los municipios de Las Carreras y Villa Abecia, mientras que Camargo continuaría como sede de la feria nacional.

Si bien por ahora no hay voces que se hayan expresado a favor o en contra, es evidente que los emprendimientos de vinos y singanis necesitan de más espacios para promocionar sus productos con tanta atención como la presente décima versión de la FENAVIT.

DIVERSIFICACIÓN
En la segunda jornada de la FENAVIT uno de los puntos de discusión fue intentar esclarecer si la decisión de diversificar la muestra fue positiva o negativa.

Hasta antes de la presente versión el centro de atención era la exposición de uva, vinos y singanis, con el acompañamiento de gastronomía y algo de artesanía. Hoy sucede algo diferente: en la FENAVIT se puede encontrar una variedad de productos para el hogar y juegos para niños. Así como se la presenta ahora, parece una feria multipropósito.

De hecho esta situación molestó a varias personas que vieron en esta exposición una manera de desvirtuar la tradición que data desde 1964. Empero, hay otros que piensan distinto y creen que la diversificación es el camino para atraer a más expositores y generar un mayor movimiento económico y, por lo tanto, mayor concentración de gente.

Los que más manifestaron su preocupación por la diversificación fueron los productores de uva, vinos y singanis. Su justificativo se basó en lo sucedido durante la primera y segunda jornada.

En la primera, el inicio con exagerado retraso, el largo acto de protocolo y la entrada autóctona, iniciada también como mucho retraso por esperar a las autoridades que extendieron en el almuerzo de honor, provocó que casi nadie visitara el corazón de la feria. Hasta las 18:00, las autoridades no se asomaron a ese sector y su indiferencia causó malestar en los expositores.

En la segunda jornada, la feria no arrancó en la mañana para los productores de uva, vino y singani; a mediodía comenzaron las visitas a los stands aunque no en la cantidad que esperaban. Caminando todo el campo ferial, este diario observó que había más gente en los stands diversificados que en el sector que es esencia de esta muestra.

Los organizadores evaluarán estos aspectos días después de concluida esta exposición, pues aún queda por vivir la última jornada hoy, domingo, que estará marcada por la presencia del presidente Evo Morales, que de acuerdo con el anuncio del gobernador de Chuquisaca, Esteban Urquizu, llegará a las 15:00 a la “tierra del sol y del vino”.

Se esperan resultados de la cata de vinos y singanis
Conocer cuáles son los mejores vinos y singanis de la producción 2014 – 2015 es un asunto serio, pues unos cuantos pueden alcanzar mayor fama que los demás.

Para ello, la organización de la décima versión de la Feria Nacional Vitivinícola (FENAVIT) tomó el asunto con pinzas. Para comenzar logró el concurso de cinco reconocidos catadores internacionales provenientes de Perú (uno), Argentina (tres) y Francia (uno).

El responsable de Enología de la FENAVIT, Fernando Huarachi, explicó que las muestras de todos los bodegueros que se inscribieron para participar de este concurso de la calidad de vinos y singanis, fueron recogidas por los organizadores. Fueron tomadas de fuentes de almacenamiento mayor, con el fin de garantizar que pertenecen a producciones de volúmenes considerables. Cada una de la muestras se levanta en botellas sin etiquetar y bajo la asignación de un código.

¿QUÉ CATEGORÍAS?
En el Hostal Cruz Huasa, los expertos empezaron a calificar las siguientes categorías: singani elaborado sólo con materia prima de uva Moscatel de Alejandría; vinos, en las categorías artesanal, semi industrial, varietal y dulces, conocidos en el medio como oporto. La cata de vinos y singanis considera el olor, gusto y vista de los productos.

Huarachi explicó que en la categoría de vinos artesanales están aquellos que se producen únicamente con la intervención de la mano del hombre. Sus volúmenes de producción no sobrepasan los 1.000 litros anuales; en la categoría semi industrial están aquellos vinos que en la parte del proceso de producción utilizan maquinaria, por ejemplo, moledora, filtradora, estabilizadora, y superan los 10.000 litros anuales; los vinos varietales tienen que ver con la especificidad del producto como la uva merlot, cabernet y tanat; finalmente están los vinos dulces o generosos, que en el medio se conocen como oporto, y se disgregan en dos ramas: vinos blancos y tintos. De todas estas categorías hay 73 muestras.

La cata de vinos y singanis se realizó la tarde de ayer; los resultados se conocerán hasta mediodía y el presidente Evo Morales los hará públicos durante la ceremonia de premiación a los ganadores y clausura de la FENAVIT en Camargo.

La cata de la uva
Cinco expertos catadores de uva provenientes de Tarija se encargaron de calificar la calidad de uva producida en el Cañón Colorado de los Cintis y del municipio de Luribay.

La cata se desarrolló cogiendo muestras de los productos que se exponían en los stands considerando tamaño, sabor y color.
El responsable de Enología de la Feria Nacional Vitivinícola (FENAVIT), Fernando Huarachi, explicó que la cata se desarrolló en dos categorías: uva tradicional y uva de mesa.

En la tradicional están las variedades de uva Moscatel de Alejandría, Negra criolla y Vischoqueña; en la uva de mesa están Italia, Cereza, Riviere y Red glob.

Más de 15 productores que armaron sus stands en inmediaciones del Coliseo Cerrado de Camargo participaron del concurso, que también hoy arrojará los resultados.

Apuntes
– Desde el tradicional picante de panza hasta la novedad del chancho a la cruz, están en la variada oferta de la gastronomía.
– Pese a que era sábado, la feria tardó en arrancar. La gente empezó a copar las instalaciones a partir de mediodía.
– Los bodegueros se quejaron por la poca presencia de gente en sus stands; las ventas no fueron las esperadas.
– Cinco enólogos internacionales de reconocida trayectoria se encargaron de la cata de vinos y singanis.
– Igual número de expertos en uva provenientes de Tarija se encargaron de calificar la calidad de la vid del valle de Cinti y Luribay (La Paz).
– Los resultados de la calidad de uva, vino y singanis se conocerá a mediodía de hoy; el presidente Evo Morales se encargará de la premiación.