Fancesa supera un desperfecto y alcanza otro récord en ventas

EQUIPO. El Molino Z3 puesto en funcionamiento en 2011 tiene una capacidad de molienda de 100 toneladas de clínker por hora.

Correo del Sur.- Un imprevisto de orden mecánico paralizó el Molino Z3 el fin de semana, impidiendo el normal despacho de cemento en la planta industrial de FANCESA. Los transportistas pidieron una compensación por el paro que afectó sus ingresos. A pesar del inconveniente, la empresa marcó otro hito en ventas.
El gerente general interino de la Fábrica Nacional de Cemento S.A. (FANCESA), Franco Bohórquez, informó que el pasado jueves en la noche se rompió la cadena del elevador del Molino Z3, problema que fue subsanado por el personal de mantenimiento mecánico hasta ayer en la madrugada.
“Para evitar contratiempos suspendimos el despacho (de cemento) el sábado y lo retomamos el lunes utilizando el cemento de reserva que tenemos en los silos de la empresa”, explicó el ejecutivo.
Los despachos se normalizaron por completo ayer en la tarde.

RÉCORD EN VENTAS
Bohórquez aseguró que el imprevisto de orden mecánico no causó pérdidas; al contrario, la factoría alcanzó un nuevo récord de ventas en su principal mercado de Santa Cruz.
“Según nuestro reporte de producción a octubre, por ejemplo se vendió a Santa Cruz 1.075.800 bolsas y a nivel nacional hemos alcanzado 1.879.000 bolsas, es decir, alcanzamos otro hito en nuestro volumen de producción y de comercialización de cemento”, destacó el Gerente General.
Según Bohórquez, haber vendido más de 1 millón de bolsas de cemento sólo en Santa Cruz es algo que nunca se dio en la historia de la fábrica.
“Por lo tanto, esto demuestra claramente que estamos trabajando de la manera más esforzada posible para mantener las operaciones de la empresa al ritmo que va”, subrayó.
Respecto a las utilidades, señaló que a septiembre de este año ya se superó en un 9% la meta alcanzada en similar periodo de la gestión pasada, lo que demuestra que el funcionamiento y las operaciones de la empresa son completamente normales y no hay por qué preocuparse.
Si bien la Gerencia de Operaciones de FANCESA tiene planes de mantenimiento preventivo y de mantenimiento correctivo, muchas veces los imponderables escapan a cualquier tipo de previsión. Uno de ellos fue este percance en el Molino Z3, que se debió a la intensa actividad productiva de la fábrica.

MOLINO Z3
El Molino Z3 fue inaugurado en 2011 como parte del contrato firmado entre FANCESA con el consorcio Polysius para la readecuación del horno Kawasaki.
Este molino, considerado en su momento por los ejecutivos de la empresa como el más grande del país, tiene una capacidad de molienda de 100 toneladas de clínker por hora.
A propósito de la compensación que se reclama, a mediados de año la Fábrica Nacional de Cemento no pudo despachar su producto durante 12 días por un paro de los transportistas sindicalizados.

Ventas

1.075.800 bolsas de cemento vendidas en su principal mercado Santa Cruz durante octubre, es el récord histórico alcanzado por FANCESA.

Transporte sintió perjuicio por paro en el despacho

El Transporte Pesado sindicalizado comunicó ayer su preocupación a los ejecutivos de la empresa, a quienes incluso pidió considerar una compensación por el perjuicio causado a sus afiliados con el no despacho de cemento.
“Claro que hubo perjuicio, desde el sábado no se cargó (cemento) por esta situación (…) y hemos hecho una representación”, dijo el secretario de Gobierno de la Federación del Transporte Pesado, Severino Coronado.
Los dirigentes del sector recibieron ayer de los ejecutivos e ingenieros de planta de FANCESA una explicación que los dejó conformes, según afirmó Coronado.
“Realmente (la explicación) nos entró por los ojos y había sido realidad el fallo que tuvo una parte del levantador de cemento, entonces uno de los estribos de las cadenas reventó y eso ocasionó que se paralice el carguío de cemento”, dijo.
En su encuentro con los ejecutivos, Coronado planteó que se aplique la misma multa que cuando ellos incumplen en el traslado de cemento. “Cuando nosotros no cargamos (cemento) estamos sujetos a 1.000 bolivianos (de multa) y ahora que ellos no nos están cargando hemos hecho también la proposición de que ellos también debían reconocer los Bs 1.000”, sostuvo. El pedido no prosperó.