Sucre se alista para actuar contra el ébola; hay que pulir el proceso

EVACUACIÓN. El personal médico debidamente entrenado se encargó de atender al paciente sospechoso de portar el ébola en el aeropuerto.
DESINFECCIÓN. Una vez concluido el traslado del paciente se rocía al personal médico.

Correo del Sur.- Sucre se prepara para actuar en caso de la presencia de un paciente con ébola, y las autoridades admiten que es necesario seguir trabajando en la aplicación del protocolo.
El Servicio Departamental de Salud (SEDES) Chuquisaca organizó una jornada de simulacros de atención a pacientes sospechosos con ébola durante la mañana y tarde de ayer.
Según una cartilla informativa que preparó el SEDES para un taller con periodistas que se realizó la noche del martes, un caso sospechoso de ébola se define cuando una persona procedente de una zona de transmisión activa de ébola, en los últimos días, presenta fiebre acompañada de alguno de los siguientes síntomas: malestar general, dolor de garganta y hemorragias internas, entre otros.
El simulacro de atención a pacientes sospechosos con ébola se realizó en el marco de la “emergencia de salud pública de importancia internacional”, que declaró la Organización Mundial de la Salud (OMS).

PACIENTE SOSPECHOSO EN EL AEROPUERTO
La explicación del simulacro en el aeropuerto Juana Azurduy de Padilla se inició antes de las 14:00 y la acción como tal a las 14:15, cuando se escuchó la comunicación de una aeronave alertando de la presencia de una amenaza biológica, en un pasajero que iba a bordo con síntomas de ébola.
A partir de esta alerta, el personal de emergencia del aeropuerto se movilizó.
A las 14:19, tres funcionarios de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (ASSANA) ingresaron al área aislada de estacionamiento de aeronaves o área Zulu vestidos con el equipo de seguridad
Al mismo tiempo, comenzó el ulular de las sirenas y tres minutos más tarde, dos carros bomberos aparecieron en la plataforma de estacionamiento de naves seguidos de una camioneta.
A las 14:30, aterrizó la aeronave y después de dos minutos siete funcionarios con ropa de seguridad bajaron de los carros bomberos y un minuto más tarde, la Policía Militar de la Fuerza Aérea Boliviana ingresaron al estacionamiento aislado, para señalizar el área de seguridad.
A las 14:34, la aeronave concluyó con el procedimiento y se estacionó, mientras funcionarios de AASANA terminaban la demarcación del área de seguridad.
Cuando el reloj marcaba las 14:37, tres ambulancias ingresaron al área de estacionamiento de aviones y pararon a más de 50 metros de la aeronave, que recién había aterrizado. De la primera ambulancia descendieron cuatro personas con trajes de seguridad y se dirigieron hacia la avioneta para atender al paciente sospechoso de portar ébola.
Cinco minutos más tarde ingresó la ambulancia al área Zulu y se estacionó a unos diez metros de la aeronave. De la ambulancia bajaron una camilla con ruedas y el paciente fue evacuado a las 14:45, con la ayuda de la Policía que ya había dispuesto un operativo de seguridad para el traslado del paciente hasta el Hospital Gastroenterológico.
Tras esto, a las 14:46, ingresó la segunda ambulancia al área Zulu para evacuar a pasajeros y tripulación de la aeronave. Cumplido el protocolo, ingresaron tres funcionarios del SEDES provistos de rociadores y fumigaron toda la avioneta.
Casi al mismo tiempo, se empezó con otra fumigación con los carros bomberos al personal que había participado de la evacuación.
Después, los funcionarios se quitaron los trajes de seguridad que fueron introducidos a los basureros de bioseguridad.
El protocolo de evacuación terminó a las 14:56.

EN EL HOSPITAL GASTROENTEROLÓGICO
Con el propósito de entregar la sala aislada de atención a pacientes con alto riesgo biológico, se realizó un simulacro de ingreso y atención a un paciente sospechoso de ébola.
Básicamente consistió en evaluar el traslado del paciente en ambulancia, la recepción del paciente, la desinfección del personal y la monitorización y atención del paciente en la sala de alto riesgo biológico, con el uso de todas las normas de seguridad en el Hospital Gastroenterológico. El simulacro no duró más de 15 minutos.
A modo de evaluación, el director del SEDES Chuquisaca, Martín Maturano, dijo que la sala de atención a pacientes con alto riesgo biológico no sólo servirá para atender a pacientes con ébola, sino a aquellos que porten virus de difícil tratamiento.
Asimismo, informó que en el acondicionamiento de la sala, equipamiento, insumos y fármacos, el SEDES invirtió más de Bs 700 mil.
La sala de alto riesgo biológico está compuesta de dos camas, oxígeno y aspiración central, monitor multiparamétrico, respirador automatizado, bombas de infusión, insumos y fármacos.

EVALUACIÓN
En conclusión las autoridades de salud, Policía, Fuerza Aérea Boliviana y AASANA coincidieron en señalar que los simulacros se llevaron adelante a cabalidad, pero hace falta mejorar los tiempos en determinadas acciones como la atención del paciente en la aeronave, para llegar a un nivel de eficiencia.
En esa línea, indicaron que es necesario continuar trabajando en este tipo de simulacros para ir ajustando el protocolo que deberá aplicarse en caso de que se reporte la presencia de un caso sospechoso de ébola en la ciudad.

Participación

El simulacro demostró que el protocolo de evacuación de un paciente sospechoso de portar ébola requiere de la participación de la Policía, Fuerza Aérea Boliviana, AASANA y personal de salud del SEDES Chuquisaca.