La KFW expresa su predisposición para financiar Sasanta

CORREO DEL SUR

Una alta comitiva de la KFW expuso en Sucre su predisposición a financiar la ejecución del proyecto Sucre III o también conocido como Sasanta-Yurubamba siempre y cuando se cuide de los factores sociales inherentes al mismo.
Tras una visita al canal Ravelo y al lugar desde donde se captará el agua para la dotación de agua para la ciudad en el marco del proyecto Sucre III, la comitiva alemana se reunió con el alcalde de Sucre, Moisés Torres; la presidenta de la Brigada de Asambleístas, Nélida Sifuentes, el secretario de Medio Ambiente de la Gobernación, Iván Alvis y el jefe de Programación de Financiamiento del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, Marco Antonio Pérez además del gerente de ELAPAS, Edgar Campos.
Las autoridades locales explicaron el estado del avance de la distribución de la responsabilidad de la contraparte que será asumida por el Gobierno central, la Gobernación de Chuquisaca, la Alcaldía de Sucre y ELAPAS. Se anticipó que se acelera el trámite para la inscripción de recursos tanto en la Alcaldía como en la Gobernación, previa aprobación de sus respectivos entes fiscalizadores para la asignación presupuestaria requerida.
El director general de Medio Ambiente y Clima de la KFW para Latinoamérica, Stephen Opitz, recibió con satisfacción la información; sin embargo, enfatizó que el Gobierno alemán tiene tres preocupaciones que deberán ser cumplidas por la región para garantizar la asignación del 45% del total del proyecto que asegurará la dotación de agua por al menos unos 30 años más.
Opitz, en su lengua materna, explicó que primero deberá liberarse el proyecto de todos los conflictos que pudieran generarse con la población aledaña al proyecto; es decir, los comunarios de Sasanta y Yurubamba, emplazados en territorio potosino.
En segunda instancia, el emisario alemán enfatizó en que el proyecto es costoso y, por tanto, ELAPAS deberá hacer los esfuerzos para recuperar sus costos de inversión. La KFW sugirió un proceso de adaptación de tarifas a fin de garantizar la sostenibilidad del proyecto en el tiempo.
Finalmente, demandó que se asegure el financiamiento total del proyecto; es decir, que se establezcan con claridad las responsabilidades de la contraparte nacional.
Con estas tres condiciones cumplidas el gobierno alemán estará de acuerdo en el financiamiento, enfatizó Opitz, al pedir además que una vez aprobado se ejecute el proyecto con celeridad.
En la reunión de anoche, las autoridades respondieron que se hacen los esfuerzos en estos tres ejes observados. El tema de la estructura de financiamiento pasa por la aprobación para su inscripción en los presupuestos públicos.