Basura en Lechuguillas espera tratamiento

fepch.- Ayer, la basura se acumuló en diversas partes de la ciudad por el bloqueo

La falta de coordinación entre los técnicos de la Empresa Municipal de Aseo Sucre (EMAS) y los de la Jefatura de Medio Ambiente de Alcaldía impidió que se elabore un proyecto destinado a tramitar la licencia ambiental para el depósito de basura en la nueva celda de la zona de Lechuguillas.

Como consecuencia de ello, centenares de toneladas de basura están expuestas a la intemperie y no reciben ningún tratamiento técnico por parte de la Alcaldía, que luego de tramitar la licencia debía excavar una segunda fosa y hacer un tratamiento tanto de los residuos sólidos como de los lixiviados; estos últimos se continúa vertiendo a la quebrada, afluente al Río Chico, tal como constató ayer CORREO DEL SUR.
“No se tiene (la licencia medioambiental) por irresponsabilidad de técnicos, primero, de no haber coordinado adecuadamente por parte de la Gerencia de EMAS con la Jefatura de Medio Ambiente; es por eso que nosotros, al más breve plazo, estamos trabajando en esto para presentar una segunda celda como alternativa y dé todas las garantías con la aprobación, por parte de la Secretaria de Medio Ambiente”, manifestó el Alcalde al anunciar sanciones a los funcionarios.
La primera fosa fue excavada en diciembre de 2011, como medida de emergencia; a la fecha, está completamente colapsada. La empresa de aseo procedió a la acumulación improvisada de toneladas de basura.
El directorio de EMAS se reunió anoche en el despacho del Alcalde y ahí se habría decidido acelerar la elaboración del proyecto de la segunda celda.

BASURA EN LAS CALLES
Desde la noche del domingo, la Empresa Municipal de Aseo Sucre (EMAS), no prestó el servicio de recojo de basura en la ciudad, debido al bloqueo de los transportistas en la zona de Qhora Qhora, pese a que existe una ruta alternativa por la zona de Garcilazo que, según el gerente de EMAS, Juan Manuel Bolaños, no brinda las condiciones para el tránsito de los carros basureros, aunque por esa ruta, YPFB abasteció de gasolina y gas licuado a la ciudad.
“Quisiera verlo, es que nosotros ya hemos hecho la prueba, no hemos podido; lo que sí más bien nos está colaborando la Alcaldía, que hoy (ayer) se ha estado haciendo el mejoramiento (del camino) con una motoniveladora”, dijo Bolaños.
Ante la ausencia del servicio, muchos vecinos dejaron su basura en las calles y avenidas generando focos de infección incluso en lugares céntricos como la zona de Surapata. La misma imagen se repitió en toda la ciudad, en especial en la zona del Mercado Campesino, donde incluso se formaron promontorios muy cerca de los puestos de venta de alimentos.
“Desde tempranas horas de la mañana han reunido. Los funcionarios de EMAS han venido a acumular y está ocasionando un mal olor y daña la imagen de la ciudad”, manifestó Claudia Ramírez vecina de Surapata.