Se impone el civismo en efeméride chuquisaqueña

Los Tiempos.- Se impuso el civismo en la capital chuquisaqueña y las divergencias políticas pasaron a segundo plano, ayer durante los actos cívicos que se cumplieron con motivo de la celebración del 203 aniversario del primer grito de libertad en América Latina.

El presidente Evo Morales, a diferencia de años anteriores, participó de todos los actos centrales, aunque en medio de un fuerte resguardo policial y militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Sin embargo, no pasó inadvertido el distanciamiento entre las autoridades del oficialismo y de la oposición. El contacto entre el alcalde de Sucre, Moisés Torres, y el Primer Mandatario fue mínimo, pese a que Torres informó que solicitó, a través de una carta formal, una audiencia con el Presidente durante su estadía en la capital. “No hemos recibido respuesta alguna”, se quejó.

Torres, también informó que conversó con el gobernador del departamento, Esteban Urquizu, en esa misma línea.

Tranquilidad

Antes del 25, desde la Gobernación habían alertado de posibles disturbios durante el desfile cívico-militar, organizados por “algunos grupos”. Nada de eso sucedió. Sin embargo, los seguidores de Evo Morales tomaron desde temprano parte de la plaza 25 de Mayo y no asomó ningún disturbio.

“Felicitamos a la población en su conjunto. En las actividades que hemos tenido, no ha habido desorden, silbatina ni estribillos en contra del Presidente. Eso es saludable”, evaluó el jefe de Gabinete de la Gobernación, Ever Almendras.

¿Se están curando las heridas? “Así es. Hace cuatro años vivimos días de mucha intolerancia. Creo que eso se está revirtiendo. Esperamos que, de hoy en adelante, campo y ciudad podamos compartir nuestras necesidades, nuestras realidades, con unidad y consenso. No podemos estar divididos. Tenemos diferencias, pero también tenemos necesidades”, consideró Almendras.

“Este año, ha sido mejor el desfile, con patriotismo, civismo. Todos han participado para rendir su homenaje a los héroes de la independencia. No ha habido, tampoco, abucheos a nuestro Presidente. Creo que no logramos nada abucheando a las autoridades, o silbando, o protestando. Al contrario, buscamos enemistades. Creo que tenemos que llevarnos bien entre autoridades para el beneficio de nuestro departamento”, sostuvo, por su parte, la presidenta de la Brigada de Asambleístas Plurinacionales de Chuquisaca, Nélida Sifuentes.

“Estos días, personalmente, he preferido dar mayor importancia al aspecto cívico, conmemorativo, porque lo político, a veces, nos genera conflicto, nos hace más daño, fisura más las relaciones entre los tres niveles (gobierno municipal de Sucre, gobierno departamental de Chuquisaca y Gobierno nacional)”, dijo, por su parte, Torres Chivé. “Esperemos que se ponga en práctica este pedido”, añadió, refiriéndose a su solicitud de audiencia al presidente Evo Morales.

El Primer Mandatario entregó durante los últimos tres días varias obras en diferentes municipios de Chuquisaca. Algunas autoridades calificaron de positiva la respuesta del Gobierno a las demandas regionales por el 25 de Mayo, aunque  hubo quien opinó que no se registraron respuestas concretas para la capital.

“Una noticia buena, tuvo que ver con el tema de regalías. Ahí, hay que reconocer que hubo la suficiente decisión del Gobierno”, evaluó el presidente del Comité Cívico, Milton Barón.

Actos cívicos y religiosos en homenaje

El arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Pérez, durante la homilía del Te Deum por el 25 de Mayo, invitó a los fieles a reflexionar sobre la tolerancia y la comprensión, a las cuales —dijo— no se puede llegar “si no existe en nosotros un auténtico amor que tiene su origen y fin en quien por definición expresa esta realidad”.

Dijo que el mundo vive una época “donde crece tan rápidamente la violencia, la confrontación y la división y es necesario reflexionar sobre la importancia de la convivencia, la tolerancia y la compresión”.

Paralelamente a esta celebración litúrgica, se desarrolló un ritual interreligioso en la plaza 25 de Mayo, del que participaron el presidente Evo Morales y el gobernador Esteban Urquizu.

Ambas autoridades, luego, realizaron la ofrenda floral y la iza de la tricolor nacional, la wiphala y la bandera de Chuquisaca en puertas de la Casa de la Libertad.

Un mensaje de paz, de hermandad y de mejores días para los bolivianos coincidió entre los oficiantes de la celebración interreligiosa que concluyó con abrazos de confraternidad entre los asistentes.

Tras ese acto, el presidente Morales y su comitiva se dirigieron hasta la iglesia de San Francisco para participar de la réplica de la campana de la libertad y luego hasta la plaza 25 de Mayo, para dar inicio al desfile cívico.