Morales entrega represa de San Jorge en Mojocoya y recibe estatuto indígena autonómico

ABI.- En el marco de los actos de conmemoración del  203 aniversario del Primer Grito Libertario de América Latina, el presidente Evo Morales entregó, este miércoles, en Villa Mojocoya, la represa de San Jorge y recibió de esa comunidad su estatuto autonómico indígena originario.

De acuerdo con un boletín de prensa de Palacio de Gobierno, la represa de 150,40 metros cuadrados de extensión tuvo un costo de 3.620.460 bolivianos con el aporte del 51% de los fondos  de parte del Gobierno Nacional, el 38% de la Gobernación de Chuquisaca y el restante de la alcaldía municipal.

Según datos proporcionados por el gobierno departamental, esta represa beneficiará a 124 familias y dotará de agua y riego a 70,48 hectáreas de zona productiva.

La pintoresca Villa Mojocoya con verdes sembradíos a lo largo de  su terreno, se encuentra aproximadamente a 180 kilómetros de la ciudad de Sucre y es productora básicamente de trigo, amaranto y papa. Sus habitantes la llaman “el granero chuquisaqueño”.

Durante su discurso, el Presidente destacó que “visitar alguna provincia o municipio es siempre una alegría”, por el recibimiento que le hacen los comunarios con obsequios y muestras de afecto. No obstante asumió que estas visitas no deben restringirse a festejar solamente las obras, sino también a hacer algunas reflexiones de carácter político, económico e ideológico junto al pueblo.

En este contexto, el Mandatario repudió el hecho de que el sector indígena campesino en América y en Bolivia durante siglos, haya sido víctima de modelos económicos foráneos ?acostumbrados al saqueo de nuestras riquezas naturales?.

“Los gobiernos neoliberales entregaron nuestros recursos naturales a las transnacionales”, dijo. Recordó que esas grandes multinacionales incluso quisieron  negociar el agua hace algunos años, sin embargo en Cochabamba se levantó el pueblo para defender ese servicio básico del ciudadano.

Morales también destacó la política de nacionalización de los hidrocarburos que puso en marcha en 2006 y en esa línea recordó que un año antes de su gestión de gobierno, es decir en 2005, Mojocoya solamente recibió, de ingresos del Estado, 2 millones de bolivianos, en cambio con la nueva administración de los recursos naturales, este municipio percibió 12 millones de bolivianos en 2011.

El Presidente, consecuente con la política hidrocarburífera del nuevo Estado Plurinacional, hizo hincapié en los ingresos públicos que ahora tiene el país por las regalías del gas y el petróleo que oscilan entre los 5.000 millones de dólares, cifra que es mucho mayor a la que percibía la nación durante la privatización de la estatal petrolera y de la riqueza energética.

Fruto de este proceso son los bonos para los niños como el Juancito Pinto y la Renta Dignidad destinada a los adultos mayores que puso en marcha el Gobierno de Morales, quien destacó que estos beneficios y resultados de esta política hacen que Bolivia se haya liberado económicamente.

El Mandatario, aprovechó la oportunidad también para repudiar los insultos que le hacen desde las redes sociales de Internet como el Facebook y en este sentido dijo con firmeza que los movimientos sociales que representa no están de “paso en el Palacio de Gobierno (…) hemos llegado al Palacio para quedarnos definitivamente, 500 años”.

Previo a las palabras del Mandatario, el presidente de la Asamblea Autonómica de Mojocoya, Andrés Maturano, entregó el estatuto autonómico de esa región.

Según la ministra de Autonomías, Claudia Peña, los comunarios de la zona elaboraron dicho documento desde 2009 y es el segundo estatuto autonómico  indígena que es entregado al Presidente del Estado; el primero estuvo a cargo del pueblo Chipaya.

Durante el acto de inauguración de la represa, el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras entregó, a través del Mandatario 2.154 bonos del programa Creación de Iniciativas Alimentarias y Rurales (CRIAR) que beneficiarán a 93 comunidades de Chuquisaca.

Este programa es un instrumento de apoyo a la producción de alimentos en el marco de  la política de seguridad y soberanía alimentaria de Bolivia. Su objetivo es promover mejores niveles de producción, transformación, distribución y consumo de alimentos de los pequeños y medianos productores indígena originario campesinos del área rural, según datos del Ministerio de Desarrollo Rural.