Aeropuerto Juana Azurduy ya es insuficiente para Sucre. La presidenta de la Brigada, Nélida Sifuentes, busca firmar un convenio para enfrentar este problema

La terminal aérea Juana Azurduy de Padilla

Correo del sur.- El aeropuerto Juana Azurduy de Padilla colapsa. El incremento de los usuarios y la frecuencia de vuelos en los últimos años ha echado por tierra toda ampliación realizado en su infraestructura, a tal punto que es común ver una sala de preembarque o un servicio higiénico saturados; ni qué decir de la plataforma de estacionamiento de aeronaves que pone en apuros al personal de AASANA cuando coinciden hasta seis vuelos en el mismo horario.

Los datos estadísticos sustentan estas carencias. En los últimos cuatro años, el flujo de pasajeros ha aumentado hasta en un 40% y el número de vuelos en 42%. Ahora, urge una inversión importante para asegurar su funcionalidad hasta la consolidación del nuevo aeropuerto de Alcantarí.

Una inspección realizada por la Directiva de la Brigada de Asambleístas de Chuquisaca a los predios del aeropuerto Juana Azurduy de Padilla en la que recibió información del Jefe Nacional de Mantenimiento de Aeropuertos, Fernando Lara, permitió desvelar las carencias que atraviesa este aeropuerto en sus operaciones diarias.

Servicios higiénicos insuficientes, sala de preembarque colapsada, hall de espera saturada, falta de espacio para el estacionamiento de aviones, aglomeración en la compra de tasa aeroportuaria, son algunas carencias que presenta, en estos días, el aeropuerto capitalino.

Al consabido factor climático que pone en vilo los aterrizajes en Sucre, ahora se suman varios factores inherentes a la infraestructura que requieren de una pronta intervención y un soporte financiero. AASANA no puede cubrir los recursos de inversión porque sus ingresos casi son coincidentes con sus costos operativos y el pago de sueldos de sus 29 funcionarios, tres de los cuales prestan servicios en Monteagudo. Su presupuesto asignado anualmente es insuficiente. Con el incremento de pasajeros y vuelos, el Juana Azurduy estaría dejando de ser un aeropuerto deficitario.

Entonces ¿quién debe asumir la inversión? La ley marco de autonomías dicta que esta responsabilidad, ahora, debe ser asumida por las gobernaciones por lo cual, la Brigada de Asambleístas ha decidido promover una reunión entre autoridades de la Gobernación, el municipio y representantes de AASANA para encarar inversiones concurrentes que puedan aliviar los requerimientos que presenta el aeropuerto de Sucre. AASANA cuenta con varios proyectos en carpeta pero no cuenta con recursos, según explicó la presidenta de la Brigada, Nélida Sifuentes, que procura la firma de un convenio para enfrentar este problema.

La situación más crítica se presenta a media mañana, cuando coinciden seis vuelos de las diferentes aerolíneas que prestan sus servicios hasta y desde la Capital.

OBRAS NECESARIAS
Las obras primordiales que se deben encarar son las siguientes:
Mantenimiento de la pista con obras de nivelación. Se presentan varias irregularidades en la superficie donde se asientan las aeronaves.

Ampliación de la plataforma de estacionamiento. La actual está prevista para tres naves por lo cual queda pequeña cuando arriban hasta seis en horarios casi coincidentes.

Recuperación de márgenes de la pista de aterrizaje. El deterioro en los márgenes ha dejado a la intemperie la gravilla con que fue construida; este material podría ser succionado por las turbinas de las naves.
Ampliación de la sala de preembarque. Las obras encaradas hace un par de años han sido insuficientes.
Seguridad en el área perimetral. Los vecinos que viven en Lajastambo optan por cruzar la pista de aterrizaje para acortar el camino a sus viviendas.

Ampliar infraestructura. No sólo se requiere ampliar la sala de preembarque sino también el servicio higiénico, el sector de venta de tasas de aeropuerto y otras instalaciones, según los datos proporcionados por Sifuentes.
De los 38 aeropuertos existentes en el país, sólo tres están certificados: La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

OFICINA REGIONAL
La Agenda Regional 2012 se ha trazado la meta de gestionar la apertura de una oficina regional de AASANA. Actualmente, el aeropuerto de Sucre depende de la administración regional de AASANA con sede en Cochabamba y atiende a varios aeropuertos.

Los asambleístas sugieren que Sucre deje de ser subsidiaria y tenga una oficina regional propia pensando en el nuevo proyecto aeroportuario de Yamparáez y los aeropuertos intermedios proyectados a construirse en Monteagudo y los Cintis.

A esto se sumaría, la permanencia de las operaciones de naves pequeñas en el aeropuerto Juana Azurduy.
Sifuentes consideró que se tiene que asegurar el funcionamiento del Juana Azurduy hasta que entre en funcionamiento Alcantarí en unos cuatro años.

De ahí deriva la importancia de continuar con las inversiones en el aeropuerto de la zona de Lajastambo, detalló. La reunión prevista para la próxima semana servirá para conocer las prioridades de inversión que sugiere AASANA y, por otra parte, la gestión de recursos por parte de las instituciones y sus representantes regionales.

DATOS ESTADÍSTICOS
AEROPUERTO JUANA AZURDUY

GESTIÓN          FLUJO PASAJEROS
2006             70.766 pasajeros
2007             86.819 pasajeros
2008             88.966 pasajeros
2009            105.642 pasajeros
2010            135.314 pasajeros
2011            146.181 pasajeros

GESTIÓN         MOV. AERONAVES
2001              2.489 aeronaves
2002              2.777 aeronaves
2003              2.649 aeronaves
2004              2.582 aeronaves
2005              2.485 aeronaves
2006              2.271 aeronaves
2007              2.629 aeronaves
2008              2.885 aeronaves
2009              3.463 aeronaves
2010              4.574 aeronaves
2011              5.870 aeronaves

Vertiginoso incremento
de vuelos y pasajeros

La cantidad de vuelos que llegan a Sucre en los últimos años, así como el flujo de pasajeros, ha aumentado vertiginosamente. Según los datos estadísticos que maneja AASANA, el boom del incremento de las operaciones en el aeropuerto Juana Azurduy de Padilla se refleja desde el año 2009.
Desde esa gestión, el flujo de pasajeros que pasaron por el aeropuerto de Sucre aumentó en 40% respecto a un año antes.
Así, en 2009, el número de pasajeros fue de 88.966; un año después, subió a 105.642; el 2011 se incrementó aún más, a 135.314, en tanto que la gestión 2011 completó con un flujo de 146.181 pasajeros.

MOVIMIENTO DE AERONAVES
En cuanto al movimiento de aeronaves en el aeropuerto capitalino, las estadísticas de AASANA reflejan también un incremento importante.

En 2008, se registró un total de 2.885 vuelos en Sucre; un año después, fueron 3.463. El año 2010 se evidenció el crecimiento más destacado: la gestión cerró con un total de 4.574 vuelos. Finalmente, el año pasado se registró otra importante subida, cerrándose la gestión con 5.870 movimientos de aeronaves en el aeropuerto Juana Azurduy, de acuerdo con los datos recabados por la Brigada de Asambleístas.