SUCRE necesita un nuevo penal para evitar fugas

En agosto vence el plazo para presentar el resultado del estudio a diseño final del nuevo penal que estará ubicado a 15 kilómetros de la ciudad de Sucre.

10 internos ingresan cada mes al penal de San Roque, lo cual incide en el hacinamiento de la población penitenciaria.

Cambio

La fuga de un peligroso delincuente del Penal de San Roque, en Sucre, puso nuevamente en evidencia las precarias condiciones del recinto carcelario y la urgente necesidad de uno nuevo, que brinde las condiciones de seguridad adecuadas y dé las garantías necesarias a la población con el resguardo de sujetos peligrosos.

La presidenta de la Brigada de Asambleístas Plurinacionales de Chuquisaca, Nélida Sifuentes, afirmó que la demanda de seguridad para el resguardo de reos peligrosos es una de las motivaciones para la construcción de un nuevo penal en la ciudad de Sucre, proyecto que ya está en marcha.

“El año pasado se aprobó un proyecto de ley para declarar de urgencia para el departamento de Chuquisaca la construcción de un nuevo centro penitenciario. Para efectivizar esta meta se está coordinando mediante convenio con la Gobernación, la Alcaldía de Sucre y otras instancias nacionales encargadas del régimen penitenciario”, dijo la representante.

En agosto vence el plazo para presentar el resultado del estudio a diseño final del nuevo penal, que se ubicará a una quincena de kilómetros de Sucre, en la zona denominada Duraznillos. La institución responsable del estudio es la Gobernación de Chuquisaca.

Según la senadora Sifuentes, el Gobierno Municipal de Sucre debe comprar los terrenos donde se asentará el futuro penal, pero en este compromiso existe un retraso evidente.

“De acuerdo con el convenio firmado, la Alcaldía asume la compra de los terrenos, pero existe un retraso y esperemos que cumplan con este compromiso y se llegue a un acuerdo con los comunarios”, dijo la legisladora.

Una vez que se concluya el estudio a diseño final y se cuente con los terrenos para el nuevo penal se emprenderá la gestión de los recursos económicos para la construcción del recinto.

“Creo que por la importancia de (contar con una prisión de máxima seguridad), conseguir el financiamiento para la obra será nuestra tarea y somos optimistas porque tenemos el respaldo de una ley nacional”, aseguró Sifuentes.

San Roque sólo tenía capacidad para 60 reos

El Penal de San Roque, además de no contar con las condiciones para un recinto carcelario, presenta un preocupante hacinamiento de internos, pues ha rebasado alrededor de cinco veces la capacidad que tiene para albergar internos.

Según su gobernador, Jesús Cardozo, el recinto carcelario se construyó para acoger a 60 reos, pero en la actualidad tiene cerca de 300 internos, de los cuales una treintena son mujeres.

“El hacinamiento es extremo en este centro penitenciario, sin embargo, son órdenes judiciales que tenemos que acatar. He conversado con los delegados de este recinto para albergar a los nuevo internos”, dijo el gobernador, ante la llegada constante de nuevos internos, cerca de una decena cada mes.