Varios elementos restan visibilidad al aeropuerto

El Diario.- Una audiencia reveló que el aeropuerto Juana Azurduy de Padilla necesita varios arreglos para su funcionamiento. AASANA recomienda parar construcciones superiores a un piso, plantaciones de árboles y postes de luz que estarían restando la visibilidad a pilotos de las aeronaves.

Ayer, en el salón de actos de la Brigada de Asambleístas de Chuquisaca, se desarrolló la audiencia pública para conocer el estado del aeropuerto Juana Azurduy de Padilla.

A esta cita sólo asistieron los representantes de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), AASANA y AEROCON; no asistieron las empresas de Aerosur, BOA ni TAM. Se desveló que hay varias necesidades por cubrir para mejorar las operaciones en la terminal aérea.

En su explicación, el director de Navegación Aérea de la DGAC, César Varela, reveló los problemas que impiden que haya una normal navegación en el aeropuerto.

Uno de ellos lo constituyen los árboles de gran tamaño y un promontorio de piedra caliza que impiden la visibilidad cuando los aviones tienen que salir de la pista.

Otro inconveniente es la construcción de viviendas verticales de gran tamaño alrededor del aeropuerto que perjudicarán también la visibilidad.

Finalmente, presentó un reclamo formal para que haya alguna norma que prohíba que la gente y animales transiten por la misma pista aérea ya que es un peligro.

Por su parte, la presidenta de la Brigada de Asambleístas de Chuquisaca, Nélida Sifuentes, comprometió que hará gestiones para dar solución a las observaciones y permitir una buena operación de los aviones en el aeropuerto Juana Azurduy.

“Si bien el aeropuerto de Alcantarí recién está empezando a trabajar, esto va a tardar tres años y no puede ser que nuestro aeropuerto esté sin inversión, sin mejorar, sin refacciones. Nosotros hemos solicitado que se debe hacer un mantenimiento”, manifestó.

Sifuentes anunció que se dialogará con el Ministerio de Obras Públicas para que destine recursos económicos a la refacción de la pista aérea; además se gestionarán ordenanzas municipales para frenar las construcciones mayores a un piso.