El Senado aprueba la ley antirracismo, pese a la protesta

(Las más duras confrontaciones se produjeron con las senadoras Sandra Soriano, que llamó “una calaña” a sus adversarias y su colega Nélida Sifuentes, que dijo que las opositoras cobraron sueldos sin hacer nada).

La Cámara Alta aprobó en grande y sin modificaciones la Ley de lucha contra el Racismo y toda forma de Discriminación (737), pese a las protestas de las organizaciones de prensa en todo el país y al pedido de la oposición de un referéndum. El Senado trataba esta madrugada la ley en detalle, es decir, artículo por artículo.

En medio de un ambiente de tensión y presiones con la vigilia de miembros de la Conalcam (Coordinadora Nacional por el Cambio) y la masificación de la huelga de periodistas, la sesión se inició a las 16.40 y se prolongó hasta las primeras horas de este viernes.

En una primera acción, se leyó la correspondencia y se puso a consideración la solicitud de licencia del senador masista Eduardo Maldonado, lo que fue aprobado sin ninguna observación de los senadores.

Luego, el senador de Convergencia Nacional (CN) Bernard Gutiérrez dio a conocer una propuesta de referéndum dirimidor sobre los artículos 16 y 23, que fue presentada a la presidencia del Senado, con el fin de que sea incorporada en la sesión.

El presidente de la Cámara Alta, René Martínez, aseguró que dicho planteamiento debería ser considerado en el pleno del Senado este viernes, puesto que —según el reglamento de debates— ayer ya se había consensuado la agenda del día.

Por su parte, el senador oficialista Fidel Surco manifestó su rechazo a la propuesta de CN. Alegó que se debe discutir el proyecto de ley en el pleno “y si se tiene que debatir hasta amanecer, pues hay que hacerlo. Esto porque se acordó la agenda del día”.

El senador del MAS David Sánchez sugirió al pleno poner en discusión la propuesta de CN, con el fin de iniciar el tratamiento del proyecto de ley. Sin embargo, sólo se dio lectura al informe de la Comisión de Constitución sobre el proyecto de ley.

Presión. Mientras se realizaba la sesión, los representantes de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia, Adolfo Chávez; de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, Roberto Coraite, y de las Bartolinas, Julia Ramos, brindaron su apoyo a los asambleístas del oficialismo para que aprueben sin modificación la Ley Antirracismo.

Ramos aseguró que rechazan la propuesta de la oposición de realizar un referéndum para los artículos 16 y 23. A su vez, Coraite advirtió con instalar un piquete de huelga de hambre si se modifica algo del proyecto de ley. En las afueras del Congreso, miembros de la Coordinadora Nacional por el Cambio realizaron una vigilia en favor de la norma.

Durante la lectura del proyecto de ley, los senadores de la oposición vistieron poleras a rayas, entre negro y blanco (como reos); explicaron que con ello pretendían alertar sobre la posibilidad de que muchas personas terminen en la cárcel al aplicarse la ley.

Los periodistas que realizaban la cobertura de la sesión realizaron una protesta en el momento que se daba lectura a los artículos 16 y 23, acción que fue reprimida por los efectivos de la Policía que resguardan la seguridad del hemiciclo senatorial.

En el centro paceño, cerca de 250 periodistas de medios de prensa escrita, radial y televisiva protagonizaron una movilización que se dirigió hasta la plaza Murillo, donde exigieron la revisión de los “artículos mordaza”.

Por la mañana, el presidente Evo Morales ratificó la decisión de retirar las licencias de funcionamiento a los medios que emitan mensajes racistas y discriminadores. “Nos damos cuenta de que el racismo viene de algunos comentaristas y periodistas y por culpa de esos, uno o dos, es que se aplicará la Ley (contra el Racismo y toda forma de Discriminación)”. En ese sentido, advirtió que si un medio de comunicación mantiene constantes actitudes racistas, “se le quitará la licencia”.

Además, instó a los periodistas que dirigen programas, a pedir a sus invitados que no emitan juicios racistas o discriminatorios, para así deslindar responsabilidad. Según la gubernamental ABI, una vez aprobada, la norma cursaría al despacho de Morales para su promulgación, publicación y vigencia.

Artículos mordaza

-El artículo 16 prevé suspender la licencia de medios que difundan ideas racistas.

-El artículo 23 dispone que cuando el hecho sea cometido por el trabajador de un medio de comunicación, “no podrá alegarse inmunidad ni fuero alguno”.

-Existe contradicción con el artículo 107 de la Constitución Política del Estado.

La huelga ya tiene más de 60 periodistas

Periodistas y trabajadores de la prensa de todo el país radicalizaron sus protestas e incrementaron los piquetes de huelga de hambre contra la aprobación, sin modificación, de los artículos 16 y 23 de la Ley Antirracismo.

El dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Prensa (CSTPB), Pablo Zenteno, informó que hasta anoche había más de 60 trabajadores en huelga de hambre en piquetes instalados en La Paz, Oruro, El Alto, Santa Cruz, Sucre, Riberalta, Potosí, Tarija, Yacuiba, Villamontes y Bermejo.

Sólo en la sede de gobierno, la huelga instalada en oficinas de la CSTPB tiene 10 dirigentes de las federaciones del país.

“En una última instancia para llamar la atención. Queremos que se analice y se vuelva al debate la ley. Que en el artículo 16 no se tenga que hacer caer a toda una cadena, y que en el artículo 23 esté claro el reconocimiento de nuestra Ley de Imprenta como primera instancia de los procesos”, informó el Secretario Ejecutivo de la CSTPB.

En El Alto, cuatro periodistas instalaron un piquete de ayuno voluntario en la sala de prensa de la Alcaldía Quemada, informó Leopoldo Ibarra, su representante.

La protesta comenzó en la mañana con la acción de los medios de prensa escrita que publicaron portadas en blanco con la frase: “No hay democracia sin libertad de expresión”. La medida de protesta tuvo amplia cobertura en todas las cadenas televisivas, excepto Televisión Boliviana (Bolivia Tv).

Organizaciones sociales respaldan movilizaciones

El Comité Nacional de Indíge nas y Originarios de Bolivia (Coniob), el Consejo Nacional de Markas y Ayllus del Qullasuyu (Conamaq) y la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) apoyan a los periodistas y sus protestas contra los artículos 16 y 23, señaló ayer Rafael Quispe, representante del Conamaq. “Apoyamos porque la ley amordaza”, dijo.

SIP e IFEX respaldan demandas de periodistas

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) e IFEX (Iniciativa por la libre expresión) enviaron sendos comunicados en los que expresan “su plena solidaridad” con entidades periodísticas y medios de comunicación de Bolivia por las manifestaciones públicas del sector en reclamo de mayores garantías para la libertad de prensa en el país.

Senado aprueba ley a rajatabla

La demanda de revisión de los artículos 16 y 23 del proyecto de ley contra el racismo, no cesó ayer cuando el Senado inició el tratamiento de la norma en el pleno. La lucha por modificar los dos artículos se trasladó a la calle porque los periodistas organizaron una protesta y los movimientos sociales afines al Gobierno instalaron una vigilia desde las 11.00 y permanecieron hasta pasada la medianoche.

De ese modo, la pugna se produjo dentro y fuera del hemiciclo. A las 17:50 cuando se leía el artículo 16 para su consideración en su estación en grande, los comunicadores se pusieron una mordaza y se escuchó un contundente “¡viva la libertad de expresión!”.

A las 21:10, cuando ya se debatía en grande el proyecto, unos 300 trabajadores de distintos medios y respaldados por la dirigencia del Conamaq y de Adepcoca aparecieron por la calle Ayacucho rumbo a la plaza Murillo y fueron impedidos por la Policía; en el forcejeo, un numeroso grupo tomó una calle adyacente y apareció en la plaza sorprendiendo a los policías.

El oficial a cargo del resguardo de la plaza no sabía cómo explicar ese ingreso: “Fuera el 16, fuera el 23” era el grito del numeroso grupo, luego dijeron: “Libertad de expresión” y pidieron “referéndum para la ley”. La irrupción sorprendió incluso a los grupos oficialistas que en reducido número atinaron a responder “prensa sí, racismo no”.

Los periodistas fueron cercados por un gran número de policías y dejaron la plaza a las 22:15 sin mayores problemas. Gran parte de los marchistas eran trabajadores del periódico La Razón que llegaron desde la zona sur hasta la plaza del Estudiante donde se inició la marcha y recorrieron unas 10 cuadras hasta la plaza Murillo.

Cinco horas tomó la aprobación en grande porque se inscribieron 26 oradores, todos los opositores presentes y una parte de la bancada oficialista, cada uno de los legisladores utilizó 20 minutos para justificar o anular el proyecto; previamente, la oposición presentó una propuesta para llevar a un referéndum dirimidor sobre los dos artículos polémicos.

La misma no prosperó, pues los oficialistas afirmaron que cualquier propuesta debe seguir un procedimiento y que los legisladores deberían seguir. Finalmente derivaron la iniciativa a la comisión de Constitución para que luego entregue un informe.

El primero en hacer uso de la palabra fue el senador David Sánchez, a quien los opositores le recordaron su gestión como prefecto de Chuquisaca y su huida a Perú, en medio de los gritos de los oficialistas que pedían respeto al uso de la palabra.

María Elva Pinkert fue la segunda oradora y con ella se iniciaron las discusiones que no cesaron a lo largo de las cinco horas. Los opositores acusaban a los masistas de cercar ciudades y para perseguir a los que no compartían la visión oficialista.

Fidel Surco, afirmó que no se debe confundir, “la libertad de expresión y no por eso hablar cualquier cosa como periodistas o empresarios, tenemos que normarnos”, advirtió el masista ante el silbido de sus adversarios políticos.

La senadora Zonia Guardia afirmó que la ley está enmarcada en la Constitución, lo que ocasionó una nueva interrupción por los gritos que proferían los dos bandos. En las cinco horas de discusión y los 26 oradores se produjeron 52 interrupciones por una u otra causa.

El senador Bernard Gutiérrez hizo alusión a normas internacionales sobre libertad de expresión, lo que ocasionó una fuerte discusión con la senadora oficialista Sandra Soriano; tuvo que intervenir incluso el presidente del Senado, René Martínez.

Al senador Eugenio Rojas, que reivindicó a los indígenas, le recordaron la muerte de dos canes en Achacachi en noviembre de 2007.

Las más duras confrontaciones se produjeron con las senadoras Sandra Soriano, que llamó “una calaña” a sus adversarias y su colega Nélida Sifuentes, que dijo que las opositoras cobraron sueldos sin hacer nada.

Finalmente a las 11.47, y antes de que se inscriban más oradores, Martínez puso a consideración del pleno el proyecto en grande y el rodillo masista no tuvo mayores problemas para la aprobación. Ahí se inició el tratamiento en detalle.

Evo: racismo es antidemocrático

El presidente Evo Morales insistió ayer en que todavía hay grupos que pretenden practicar el racismo bajo el pretexto de la libertad de expresión. La declaración del jefe de Estado se produjo ayer, en una conferencia de prensa que ofreció en Palacio Quemado.

La versión del mandatario fue repetida más tarde en una entrevista que concedió a la cadena internacional de televisión CNN. Morales reiteró que el racismo es la práctica más antidemocrática de la sociedad.

En contrapartida, el director ejecutivo de la Asociación Nacional de la Prensa, Juan Javier Zeballos, también insistió en que los representantes de los medios no están en contra del proyecto de ley contra el racismo, pero no pueden concebir que una ley con propósitos nobles pueda colisionar con un derecho fundamental, como es la libertad de expresión.

Zeballos hacía alusión al artículo 16 del proyecto que establece que el medio de comunicación que autorizare o publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación.

Otro que rechazó los artículos 16 y 23 fue Pablo Zenteno, secretario ejecutivo de la Confederación de Periodistas de Bolivia.

Cuestionados

– Artículo 16. El medio de comunicación que autorizare o publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación.

– Artículo 23. Cuando el hecho sea cometido por una trabajadora o trabajador de un medio de comunicación social, o propietario del mismo, no podrá alegarse inmunidad ni fuero alguno.

Fuente: La razón